Bronquitis

Bronquitis

Qué es?

La bronquitis consiste en una inflamación de los bronquios que conectan la tráquea con los pulmones, lo que genera que entre y salga menos aire al organismo. Esto trae como consecuencia mucha tos y expulsión de esputos o flema.

Tipos de bronquitis

Existen dos tipos de bronquitis. La bronquitis aguda es la más corriente y suele determinar escasa incapacidad y la bronquitis crónica que es cuando provoca una tos persistente y no hay otra enfermedad subyacente que la pueda originar. La bronquitis crónica puede ir acompañada de intensos trastornos de la función respiratoria e incluso puede conducir a la muerte por bronconeumonía o insuficiencia respiratoria aguda o cardíaca.

Bronquitis aguda

Este proceso puede desarrollarse como la manifestación inicial de una enfermedad infecciosa. Se inicia frecuentemente con molestias retroesternales, debidas a la inflamación de la tráquea (traqueítis) y tos seca en forma de crisis. La exposición al aire frío y la inhalación de agentes irritantes como el tabaco, agudizan la crisis de tos.

Con frecuencia va acompañada de respiración ruidosa y perceptible y al principio suele ser escasa la expectoración de moco, el cual se hace luego más abundante y espeso.

La bronquitis aguda de los niños evoluciona de forma muy grave, a causa de la neumonía que se origina.

Bronquitis crónica

Se caracteriza por tos y expectoración durante todo el año, con abundante secreción de moco bronquial y alteraciones inflamatorias de la pared bronquial. Viene asociada con un aumento de la resistencia al paso del aire, especialmente durante la espiración y a alteraciones relacionadas a la ventilación pulmonar y el flujo sanguíneo.

La frecuencia de muertes debidas a esta enfermedad aumenta con la edad y es evidente el predominio de los hombres sobre las mujeres (4:1).

Saber Aquí >  Leucorrea

El desarrollo de la bronquitis crónica se manifiesta por crisis intermitentes de bronquitis aguda, sobre todo en los meses de invierno, crisis de las cuales resulta cada vez más difícil recuperarse.

Causas

La bronquitis no aparece de forma repentina. El primer síntoma puede ser una tos constante con flema después de una gripe mal curada.  Si con el transcurrir del tiempo este cuadro continúa, los resfríos van a causar cada vez más daño y los cuadros de tos van a durar por más tiempo, incluso hasta convertirse en una condición habitual.

Suele manifestarse en el invierno con mayor frecuencia. Puede ser originada por varias causas como virus, bacterias y por gérmenes similares a las bacterias, como la Chlamydia y el Mycoplasma Pneumoniae.

Síntomas

  • Dolor en el pecho.
  • Tos con flema que puede ser transparente o tornarse verde amarillenta.
  • Fatiga
  • Fiebre, generalmente baja.
  • Dificultad respiratoria que se empeora con la actividad.
  • Sibilancias, en caso de personas asmáticas.

Vale destacar que, después de que la bronquitis se haya aliviado, puede presentarse una tos seca y molesta que se prolongue entre 1 y 4 semanas.  En ocasiones, puede ser difícil saber si se tiene neumonía o bronquitis.  En caso de la primera, suele presentarse fiebre alta y escalofríos, mayor malestar y mayor dificultad para respirar.

Los síntomas de la bronquitis tienden a empeorar con la contaminación del aire y aún más si la persona fuma. A menudo, las personas no prestan mayor atención a la bronquitis por suponer que no comporta un riesgo importante. Cuando el paciente finalmente decide ir al médico, en muchos casos los pulmones pueden estar gravemente lesionados, elevándose considerablemente los riesgos de padecer graves problemas respiratorios o de sufrir un fallo cardiaco.

Saber Aquí >  Leucorrea

Tratamiento

La mayoría de las personas no requieren antibióticos para tratar la bronquitis aguda, ya que la infección suele desaparecer por sí sola, al cabo de una semana.  Si la enfermedad se ha vuelto crónica, el objetivo principal del tratamiento es reducir los bronquios irritados. Para ello, se pueden necesitar antibióticos y fármacos broncodilatadores, los cuales contribuyen a relajar y abrir las vías aéreas de los pulmones.

Remedios caseros para tratar la bronquitis

Si eres de las personas que prefieren las alternativas naturales, aprende cómo tratar la bronquitis con estos 4 remedios caseros:

1.-Remedio casero a base de Cúrcuma

La cúrcuma es una especia y tiene su origen en la India.  Se considera uno de los remedios caseros más efectivos para tratar los síntomas de la bronquitis, por sus propiedades antibióticas. Se encuentra en forma de polvo y la manera de prepararla resulta bastante sencilla:

  • Diluir media cucharadita de cúrcuma en ½ vaso de leche tibia.
  • Tomar 3 veces por día, alejado de las comidas principales.

2.-Remedio casero a base de jengibre, miel y limón

El jengibre es un ingrediente natural muy eficaz para tratar la bronquitis por sus propiedades antibióticas y antiinflamatorias.  Para prepararlo en forma de infusión debes:

  • Tomar media cucharadita de la raíz de jengibre y colocarla en una taza de agua caliente
  • Endulzar con miel y agregarle unas gotas de limón.
  • Tomar 3 veces al día, lejos de las comidas principales.

 3.-Remedio casero con cebolla

La cebolla es un expectorante natural, por lo que ayuda a expulsar la flema, previniendo que se acumule y aliviando efectivamente los síntomas de la bronquitis. Para tomar este remedio debes considerar:

  • Ingerir una cucharada de jugo de cebolla todos los días, en ayunas.
  • También puede tomarse para prevenir los problemas respiratorios propios de la época de invierno.
Saber Aquí >  Leucorrea

4.-Aceite de sándalo

Este remedio ayudará a aliviar los síntomas y a desinflamar los bronquios. El aceite de sándalo puede encontrarse en herboristerías y comercios que vendan productos naturales.  Para utilizarlo debes hacer lo siguiente:

  • Poner a hervir agua y añadir 8 gotas de aceite de sándalo.
  • Cuando rompa a hervir, detener el fuego y respirar el vapor durante varios minutos.
  • Realizarlo 3 veces al día.

Otros consejos para tratar la bronquitis

  • Tomar mucho líquido.
  • Si se tiene asma o se sufre de otra afección pulmonar crónica, usar inhaladores.
  • Descansar mucho.
  • En caso de fiebre, tomar ácido acetilsalicílico o paracetamol. No suministrar ácido acetilsalicílico a los niños.
  • Utilizar un humidificador o vapor en el baño para descongestionar las vías respiratorias.
  • No fumar y evitar la contaminación del aire y el tabaquismo pasivo.
  • Lavarse las manos frecuentemente para evitar propagar el virus y otros microbios.
¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos)